Menores y redes sociales: Los peligros de la Red. Los famosos ‘-ing’ [El Norte a la carta]

20120425-blogs-elnortedecastilla-es-elnortealacarta-capturado20121210

(Artículo de la serie “Menores y redes sociales” publicado por la seccion “El Norte a la carta”, del diario El Norte de Castilla.)

El primer paso que debemos dar para minimizar los riesgos es conocer a qué se exponen los menores cuando entran en la Red. Estas son las tres palabras de moda entre los ciberdelitos contra menores. Mañana, en un nuevo post, trataremos de ver algunas pautas para combatirlas:

SEXTING: Básicamente, hacerse fotos eróticas y colgarlas en las redes sociales o enviarlas a través del móvil. El Instituto de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) afirma en un estudio que

En España, un 4% de los menores entre 10 y 16 años dice haberse hecho a sí mismos fotos o vídeos en una postura sexy (no necesariamente desnudos ni eróticas) utilizando el teléfono móvil

Esta ‘travesura’ o ‘atrevimiento’ puede tener un efecto devastador. No solo porque se puede multiplicar su difusión, con lo que termina por caer en manos a las que no iba dirigida. Lo peor es que hay quien utiliza ese material para llegar al siguiente ‘-ing’.

GROOMING: es el acoso sexual de adultos a menores utilizando las redes sociales. El primer paso lo dan utilizando esa imagen o vídeo erótico del menor que ha conseguido previamente, a veces mediante perfiles falsos. El último caso conocido, el de un acosador de Orense, es paradigmático. Uno de los mensajes que envió al menor fue el siguiente, según ABC.es
«Tekiero ber al lado del parque del colegio a ti solo a las 17.00. Te quedó claro? Si no, les enseño el vídeo a tus padres. Me entiendes?».

CIBERBULLYING: Es el acoso a través de Internet, pero sin fines sexuales en este caso. “Pantallas Amigas” lo define así en esta “Guía rápida para padres

Es el uso de medios telemáticos (Internet, telefonía móvil, videojuegos conectados on- line…) para ejercer el acoso psicológico entre iguales. Se excluye el acoso o abuso de índole estrictamente sexual y los casos en los que intervienen personas adultas.

Las formas de ejercer este acoso cibernético son muy variadas, desde usurpar un perfil para que el sujeto acosado sea objeto de burla hasta enviar mensajes amenazantes.

Vídeos extraídos del canal en Youtube de Páginas Amigas.

Menores y redes sociales: Los peligros de la Red. Los famosos ‘-ing’

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Decálogo para víctimas del ciberbullying [ABC.es]

20120418-abc-es-capturado20121210

(Artículo publicado por ABC.es. Fue reproducido en otros medios como Finanzas.com, Cryptex o iVecinos.)


PantallasAmigas recuerda a los chavales que no teman pedir ayuda a una persona de su confianza y ofrece diez consejos

El ciberbullying es el problema más relevante que afrontan los adolescentes en Internet por la gravedad de sus consecuencias, la dificultad de prevención y el alto grado de prevalencia. No en vano, las políticas europeas para el período 2009-2013 que promueven una Internet más segura para los menores así lo reconocen, dedicándole una atención especial. Es muy representativo que lo que decía la experta norteamericana Parry Aftab en su guía sobre ciberbullying hace ya cinco años: «después de dedicar años a proteger a los menores de los adultos en Internet, nunca pensé que dedicaría tanto tiempo a protegerles de ellos mismos».

De forma sencilla, comenta Jorge Flores, director de PantallasAmigas, se puede decir que existe ciberbullying, cuando, por medio de las nuevas tecnologías y plataformas ligadas a Internet (redes sociales, videojuegos online…) se produce un trato lesivo, humillante, lesivo… de forma consciente y, por lo general, reiterada.

Por hacer una traslación inexacta aunque aproximada, se trata del acoso escolar tradicional extrapolado a un entorno que no tiene unas limitaciones espaciales (el colegio) ni temporales (el horario escolar) e incluso físicas (en caso de agresiones). Esto no sólo provoca una mayor tensión emocional para el menor, sino que su detección y la posterior actuación por parte de educadores y padres (en parte, por desconocimiento en materia de redes sociales) no siempre es ni inmediata ni adecuada.

Para las víctimas de este ciberbullying, Jorge Flores, director de PantallasAmigas, recomienda el siguiente decálogo de medidas a tomar:

1) Pide ayuda. Si eres menor recurre a tu padre o tu madre o, en su defecto, a una persona adulta de confianza.

2) Nunca respondas a las provocaciones. Mantén la calma y no actúes de forma exagerada o impulsiva en ningún caso.

3) No hagas presunciones. Puede que ni las circunstancias ni las personas que parecen implicadas sean como aparentan.

4) Trata de evitar aquellos lugares en los que eres asediado. En redes sociales o comunidades online no te será difícil. Si el acoso llega por el teléfono móvil, no descartes cambiar de número.

5) Cuanto más se sepa de tí, más vulnerable eres y más variado e intenso es el daño que pueden causarte. Es momento, por lo tanto, de cerrar las puertas de tu vida online a personas que no son de plena confianza.

6) Guarda las pruebas del acoso durante todo el tiempo. Trata también de conocer o asegurar la identidad de los autores pero, en todo caso, sin lesionar los derechos de ninguna persona.

7) Comunica a quienes te acosan que lo que están haciendo te molesta y pídeles, sin agresividad ni amenazas, que dejen de hacerlo.

8) Trata de hacerles saber que lo que están haciendo es perseguible por la Ley en el caso de que el acoso persista. Les puedes sugerir que visiten páginas como www.e-legales.net o www.ciberbullying.net para que lo comprueben por sí mismos.

9) Deja constancia de que estás en disposición de presentar una denuncia, si a pesar del paso anterior continúa el acoso.

10) Toma medidas legales si la situación de acoso, llegado este punto, no ha cesado.

Decálogo para víctimas del ciberbullying

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

El ciberbullying, ¿cómo prevenirlo? [SaposYPrincesas.com]

20120416-saposyprincesas-com-capturado20121217

(Artículo publicado en la versión online de la revista Sapos y princesas.)

El ciberbullying se ha convertido en un problema de cara a los adolescentes frente a Internet, por lo difícil que es prevenirlo y la alta prevalencia que tiene en la actualidad.

Hemos pasado de proteger a los niños de los adultos de internet, a protegerlos de sí mismos. El ciberbullying es toda acción, que mediante las nuevas tecnologías, como pueden ser las redes sociales, videojuegos online…, se porduce un trato humillante, de forma constante y reiterada.

Es decir hablamos del ya conocido acoso escolar tradicional pero extrapolado a un entorno que no tiene unas limitaciones espaciales (el colegio) ni temporales (el horario escolar) e incluso físicas (en caso de agresiones).

La web PantallasAmigas, tiene como misión la promoción del uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías y el fomento de la ciudadanía digital responsable en la infancia y la adolescencia, y recomienda a padres y madres seguir siempre estos tres principios irrenunciables:

  1. Proteger a la víctima
  2. Renunciar a las presunciones
  3. Actuar de manera comedida, pausada y ajustada a las buenas formas

¿Qué medidas debe tomar el niño que sufre ciberbullying?

  • Pedir ayuda, si es un menor debe recurrir a su padre, madre o persona adulta de confianza.
  • No respondáis a las provocaciones. Es preferible mantenerse en calma y no actuar por impulsos.
  • No hagáis presunciones, a lo mejor las personas que parecen implicadas no sean como aparentan.
  • Evitar lugares en los que seáis asediados. En redes sociales será sencillo, si es a través del móvil cambiar de número.
  • Cuando más publiques de ti más vulnerable serás. Cerrar información de vuestra vida online a las personas que no seas de vuestra plena confianza.
  • Guardar las pruebas del acoso y asegurar la identidad de los autores.
  • Comunicar a los que os acosan que lo que están haciendo os molesta y pedirles, sin agresividad, que dejen de hacerlo.
  • Hacerles saber que lo que están haciendo es perseguible por la ley.
  • Dejar constancia de que estáis en disposición de presentar una denuncia, si a pesar de ello sigue el acoso.
  • Tomar medidas legales si el acoso no cesa.

El ciberbullying, ¿cómo prevenirlo?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone