Foro Internacional de Ciudadanía Digital [Hábeas Data]

20120329-habeasdatacpdp-wordpress-com-capturado20121121

(Post publicado en Hábeas Data, revista electrónica del Centro de Protección de Datos de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.)

El pasado 15 de marzo de 2012 tuvo lugar en Río de Janeiro, Brasil, el Fórum Internacional de Ciudadanía Digital, iniciativa conjunta de la Fundación Getulio Vargas, a través de FGV Projetos y Telas Amigas, institución respaldada por más de 30 años de experiencia en el trabajo de promoción y protección de la infancia y de la adolescencia en España, Europa y América Latina.

El Centro de Protección de Datos Personales estuvo representado en el Fórum con la participación de la Dra. Inés Tornabene, especialmente invitada al evento, para presentar el desarrollo de la gestión llevada a cabo en la Defensoría del Pueblo por el CPDP desde su creación para la implementación de la ley 1845.

Abrieron el evento César Cunha Campos, Director de FGV Projetos, Wilson Risolia Rodrigues, Secretario de Educación del Estado de Río de Janeiro, Claudio Soares Lopes, Procurador General de Río de Janeiro y presidente de la Asociación de Procuradores de Brasil, Jorge Flores, Presidente de Telas Amigas y Ana Beatriz Lopez, Consejera de Telas Amigas.

Las principales conclusiones del Fórum se vincularon especialmente con el ámbito educativo. Destacaron todas las presentaciones relacionadas con Eduación y uso seguro de Internet, educación on line y educación a distancia, formación y promoción del uso seguro de internet, la evolución del lenguaje en las redes sociales, los desafíos de la educación y el aprovechamiento de las redes sociales.

En los paneles dedicados a ciudadanía digital destacamos la presentación de la fiscal Bianca Mota de Morres, que presentó los fundamentos jurídicos que rigen en la República de Brasil y en particular en el Estado de Rio de Janeiro y la concepción filosófica que fundamenta la gestión: la tecnología como una herramienta fundamental para el ejercicio de la ciudadanía en nuestra sociedad. Muy interesante fue la presentación de los protocolos escolares de prevención de ciberbullying.

También se destacó la presentación de Stavros Panagiotis Xanthopoylos, Decano de FGV OnLine, quien disertó sobre educación a distancia segurida, ciberpedagogía, pedagogía digital, tecnopedagogía y los diversos programas de educación a distancia de la Fundación GV.

La presentación del presidente de Telas Amigas, Jorge Flores Fernández se centró en conceptos tales como la precaución, la autodefensa y la responsabilidad a la hora del uso de las TIC, los diversos consejos, procedimientos y actitudes preventivas que deben tenerse en cuenta, las habilidades para la vida (pensamiento crítico, pensamiento creativo, gestión de las emociones, etc) y la protección de datos personales y la privacidad. Hizo alusión también a diversos aspectos psicológicos de la actividad de niños y adolescentes en el uso de las redes sociales y a la necesidad no sólo de que los chicos se cuiden, sino que también aprendan a cuidar a otros.

El cierre de la jornada estuvo a cargo de la Dra. Ana Beatriz Lopes y el Ing. Tomás Iriondo, quienes en forma conjunta desarrollaron el concepto de living lab, de los Laboratorios de Evolución Humana Digital, y de los desafíos que el futuro nos plantea en materia de innovaciones digitales y desarrollo de plataformas con nuevos valores agregados.

Foro Internacional de Ciudadanía Digital

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Aumentan los menores que se conectan a internet en su habitación [La Vanguardia]

20101029-lavanguardia-com-capturado20120207

(Artículo aparecido en el diario La Vanguardia.)

A finales de los 90 se detectaron los primeros casos en Japón, aunque no fue hasta que arrancó el siglo XXI cuando saltaron las alarmas.

A finales de los 90 se detectaron los primeros casos en Japón, aunque no fue hasta que arrancó el siglo XXI cuando saltaron las alarmas. Jóvenes veinteañeros –en su inmensa mayoría chicos– habían hecho de la habitación su mundo, del que apenas si salían para comer, ante la mirada atónita de unos padres a los que casi no dirigían la palabra y con la única compañía de un ordenador. Fue entonces cuando los expertos empezaron a apuntar los riesgos de que los menores dispusieran de conexión a internet en sus dormitorios. Aún teniendo en cuenta las grandes diferencias con el fenómeno japonés, muchas voces alertan sobre las consecuencias de que niños y adolescentes pasen su tiempo en familia solos entre cuatro paredes; entre ellas, ausencia de comunicación entre hijos y padres. Una advertencia de mayor calado si se tiene en cuenta que los pequeños acceden a las tecnologías de la información cada vez a edades más tempranas.

Pero, pese a las advertencias, la realidad es que en la actualidad cuatro de cada diez menores españoles aseguran que se conectan a la red desde su habitación. En toda Europa, la media es aún más alta hasta rozar el 50% de los niños y adolescentes entre 9 y 16 años. Así lo indica el reciente estudio de la Comisión Europea Riesgos y seguridad en internet: la perspectiva de los menores europeos, en el que han participado más de 23.000 chicos y chicas usuarios de internet de 23 países europeos.

Los especialistas se sorprenden al comprobar cómo no se aplican en la práctica las medidas “de sentido común” que pueden contribuir a minimizar los riesgos que acarrea internet. Porque insisten en que, aparte de los innegables beneficios que comporta la red, no hay que obviar que puede ser una plataforma para acceder a imágenes sexuales, enviar o recibir mensajes de tipo sexual, sufrir acoso o quedar con desconocidos.

Jesús de la Gándara, jefe de la Unidad de Psiquiatría del Complejo Asistencial de Burgos, defiende que es un error atribuir la falta de control y comunicación parental, materializada en el denominado síndrome de la puerta cerrada, al uso de las nuevas tecnologías. “No podemos echar la culpa a internet. El niño que se pasa las horas solo en su habitación navegando o jugando on line ¿por qué lo hace? Les compramos un ordenador por Navidad y luego les dices que no lo use”, comenta.

En su opinión, lo importante es que “los sanitarios, los padres, estén al tanto de lo que le ocurre a los niños para que se puedan detectar cuanto antes comportamientos peligrosos, porque el uso inadecuado, excesivo y problemático de internet suele ir asociado a patrones patológicos de depresión, fobias, aislamiento”.

La encuesta de la Comisión Europea revela que hasta el 41% de los menores españoles de 11 a 16 años afirma “haber experimentado una o más formas de uso excesivo de internet”, frente al 30% de media entre los europeos de esa misma edad.

Para Jorge Flores Fernández, fundador de Pantallas Amigas, una iniciativa para la promoción del uso seguro de las nuevas tecnologías en la infancia y la adolescencia, los padres han accedido a instalar el ordenador en la habitación principalmente por “dejadez”. “A día de hoy no han tomado conciencia clara de lo que esto significa, de los riesgos que conlleva no saber qué uso hacen los chavales del ordenador, de las horas que pasan frente a él, de cómo poco a poco la comunicación entre ellos se va enfriando. ¡Ya es complicado mantener una buena comunicación con los adolescentes cómo para encima poner tabiques de por medio!”, señala. Flores siente un “cierto desanimo” al comprobar cómo cae en saco roto el mensaje que desde hace años lanzan distintos organismos y asociaciones pidiendo a los padres que instalen los ordenadores en las zonas comunes y no en las habitaciones de los niños, aunque eso resulte más cómodo para la convivencia.

“Algunos adultos creen que poner el ordenador en una zona común es una invasión de la intimidad, cosa completamente falsa. El que esté en el salón no implica que se miren los correos, es más una función de normalización de la vida digital. Además, es la mejor manera de compartir esa vida digital, de la que tantas lagunas tenemos los adultos frente a una generación que ha nacido en ella”.

E insiste en que supervisar la relación de ese hijo con el ordenador no tiene nada que ver con controlar. “Los padres deben establecer una dieta digital, es decir, indicar por ejemplo cuándo y cuánto se puede utilizar el ordenador, al igual que lo hacen con la comida o con el dinero, o con cualquier otra cuestión doméstica”.

Los expertos consultados por este periódico insisten en la necesidad de que los padres hagan el esfuerzo de incorporarse a las nuevas tecnologías como un elemento de conexión con los menores. Las consecuencias de no hacerlo son muy negativas para la relación, la incomunicación y a la integración, en lo que el sociólogo Javier Elzo denomina, familia nominal.

Esta es, según Elzo, el modelo mayoritario en la sociedad española (42%). Se trata de una familia en la que las relaciones de padres e hijos pueden ser calificadas, con absoluta propiedad, como de coexistencia pacífica más que de convivencia participativa, ya que se comunican poco. Los padres están, en gran medida, cohibidos, desimplicados, sin que aborden con una mínima profundidad lo que requieren sus hijos. Una familia que destaca de las demás por ser la que, en menor grado, refiere que haya conflictos en su seno, no tanto porque no los haya sino porque ha decidido no enfrentarse, no enterarse de los problemas.

Aumentan los menores que se conectan a internet en su habitación

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone